Revision de los coches con frecuencia

Cuando se tiene un coche hay que estar pendiente de su comportamiento y de lo que necesita para que funcione correctamente; y eso se puede lograr con revisiones rutinarias. Hay quienes salen de su casa y no realizan ni un mínimo chequeo de las condiciones del vehículo, por lo cual quedan susceptibles a enfrentar sorpresas nada agradables durante el trayecto.

Antes de salir de casa, lo mínimo recomendable es verificar que el nivel de los fluidos, como aceites, refrigerante, líquido de freno, esté en el punto adecuado, ni más ni menos. Si hace falta, hay que completarlos, pero teniendo el cuidado de no sobrepasarse, ya que eso también puede ser perjudicial. Al terminar asegúrese de que todo quede bien tapado; un error de este tipo puede desencadenar varios problemas.

Por otra parte, cerciórese de que los cables de la batería estén bien conectados; es decir, no estén sueltos ni muy flojos, aunque tampoco se deben apretar de más. Si los bornes están sulfatados, procure limpiarlos; puede utilizar algún producto especializado o hay otros medios “caseros” como utilizar bicarbonato de sodio, previamente disuelto en agua, y después de un breve lapso de tiempo se retira con un cepillo; eso sí, quite el sulfato con cuidado.

Adicional a lo antes expuesto, observe el resto de las piezas, vea si todo está en orden. Es bueno conocer lo mejor posible a su coche, para poder detectar cuando algo es inusual. Encienda el vehículo y utilice el olfato y el oído, para determinar si percibe olores o ruidos irregulares. Vaya hasta la salida del escape y mire si el color del humo es casi transparente; de lo contrario, algo puede estar mal.

Elementos a verificar del coche

Otros elementos de gran relevancia de los cuales debe estar pendiente, es de los neumáticos. Es aconsejable que tenga un medidor portátil de presión, si está por debajo de lo apropiado, tal vez pueda llegar a baja velocidad a recargarlo. No obstante, si se repite al siguiente día, debe llevar a revisar la rueda, para que localicen la causa de la fuga.

El sistema de acondicionamiento de la temperatura debe ser evaluado con frecuencia, aun cuando crea que no lo va a necesitar. Las luces por supuesto han de ser analizadas una por una, tanto las externas como las internas; cuando los faros estén muy sucios, puede probar con pulirlos pasta de diente, al menos mientras encuentra una solución definitiva, todo depende del estado en el que estén.

Para cualquier desperfecto puede ayudarse con los desguaces piezas segunda mano. Es una alternativa asequible y segura, si opta por empresas autorizadas para tal fin.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies