Cuando se necesita hacer una solicitud para un préstamo de carácter personal, siempre se debe tener en cuenta el tiempo de cancelación de la deuda y sus intereses, y si está en las manos del deudor poder cancelar los montos mensuales a tiempo, ya que es una responsabilidad de tiempo completo hasta que se solventa.

Sin embargo, hay situaciones que llegan sin ser previstas y deben ser solucionados sin importar cómo, ya sea un despido inesperado, un desalojo, una enfermedad, entre muchos otros que ameritan la atención del deudor y ponen en segundo plano la deuda, haciendo que su cancelación completa se atrase.

¿Qué hacer cuando no se puede cancelar?

Cuando llega ese momento estresante en el que no se puede cancelar a tiempo un préstamo de carácter personal, lo primero que se debe hacer es no entrar en pánico y pensar con cabeza fría, de manera que se pueda decidir qué hacer rápidamente sin acarrear problemas; lo que debes saber al respecto es lo siguiente:

  • Garantías personales: Al solicitar un crédito es necesario poner como garantía alguno de tus bienes presentes, otus bienes futuros si planeas abrir un negocio propio; por lo que no es extraño que, si dejas de cancelar la deuda, la entidad embargue alguno de tus bienes mientras estás moroso.
  • Intereses de demora: Debes tener presente que, sin importar cuántas deudas mensuales hayas cancelado de tu préstamo, si te retrasas en un mes la entidad comenzará a generar intereses por demora, por lo que la deuda seguirá creciendo durante todo el tiempo que tardes en cancelar ese mes y los siguientes.
  • Fichero de morosos: Al igual que con el punto anterior, la entidad de préstamo generará una ficha de moroso para el duedlr atrasado, lo que se traduce en que tendrá mala publicidad como deudor para futuros préstamos; sin embargo, esta ficha puede eliminarse a petición después de cancelar la totalidad del crédito.
  • Plazos extendidos: No todo es caótico en cuanto al retraso de la cancelación, ya que si la persona se dirige a tiempo a la entidad y notifica sobre su situación, ésta puede ofrecerle un plazo ampliado de cancelación y amortización, de forma que los intereses no aumenten estrepitosamente.

Los préstamos de carácter personal son el salvavidas perfecto para casi cualquier situación, pero no se debe abusar de la confianza que la entidad les ofrece a los deudores; como nadie está exento de sufrir una emergencia durante el pago de la deuda, lo mejor es ser sincero con la entidad y esperar a que ésta ofrezca las mejores soluciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies