Consejos para escoger unos buenos manteles

Si tienes un hotel, seguramente te fijas en ofrecer siempre un buen servicio a todos tus clientes. Este servicio comienza por la lencería utilizada en tu hotel, la cual puedes comprar fácilmente aquí: http://www.resuntex.es/, y disfrutarás siempre de la mejor calidad, con los precios más competitivos del mercado.

Sin embargo, tomar una buena decisión respecto a los manteles que vas a utilizar es fundamental, porque de esto dependerá que tus clientes se sientan a gusto. Por ello te preparé este post, para que tengas claro cómo escoger unos buenos manteles.

¿Qué tener en cuenta antes de comprar los manteles?

Es importante tener en cuenta que, para tener siempre unos buenos manteles, debes tener en cuenta ciertos puntos básicos que te permitirán elegir unos manteles que te permitan dar una mejor experiencia a tus clientes. Dentro de ellos están:

Calidad de la tela

La tela suele jugar un papel fundamental, porque esta debe ser siempre muy suave, para que tus clientes se sientan más cómodos. Si eliges una tela que no tiene suavidad, te aseguro que tus clientes no se sentirán satisfechos y posiblemente no vuelvan a utilizar tus servicios.

Siempre es recomendable utilizar telas elaboradas en algodón o poliéster, para garantizar que sean mucho más suaves. Esto te asegurará que tendrás siempre unos manteles mucho más cómodos y muy suaves al tacto.

Tamaño del mantel

Es importante que todos tus manteles estén elaborados a la medida, para que tus mesas denoten elegancia en todo momento. Unos manteles muy grandes o muy chicos, representarán mucho descuido, motivo por el cual tus clientes pueden abandonar tu hotel.

Es de vital importancia que los manteles queden perfectos, para que se note el orden en tu hotel. Además, podrás ofrecer a tus clientes una experiencia simplemente única cuando vayan a visitar tu hotel, haciéndolos sentir como si estuvieran en casa.

Colores

Los colores son quizá uno de los puntos más importantes a la hora de escoger unos manteles para tu hotel. Esto debido a que, unos colores muy fuertes no darán una sensación de tranquilidad ni de paz que debe tener tu hotel para que tus clientes se sientan bien.

Siempre es recomendable elegir los colores claros, en especial los tonos pasteles, porque así podrás disfrutar siempre de un ambiente mucho más tranquilo. Todos los colores de tu hotel deben ser claros para que tus clientes se sientan mucho más cómodos, y que puedan tener un descanso pleno.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies